miércoles, 5 de marzo de 2014

Pedro Páramo



Una novela que marco un nuevo romance en mi vida. Fue la primera que leí y quizás la mejor. Una historia de fantasmas contada por los personajes. Pero ojo de fantasmas, no de terror. Tengo bellos recuerdos de cuando estaba leyendola, de como imaginaba aquellos paisajes que no describe, aquellas casas que nadie ve y aquellos rostros que nadie conoce. Recuerdo las palabras de Juan Rulfo cuando un fotógrafo le dijo que quería retratar los lugares y rostros de su novela,  él le contesto que los lugares no existían  y los rostros eran iguales a los de cualquier persona.


Se desarrolla en el pueblo de cómala. Juan le ha prometido a su madre en su lecho de muerte, que irá a su pueblo natal a  buscar a su padre y les reclamara lo que le pertenece por derecho. Sin embargo al llegar a cómala lo único que se encuentra son ruinas de un pueblo fantasma.


Es una gran novela escrita en primera persona, donde Juan Rulfo nos adentra en una época posterior a la revolución, en un pueblo que parece muerto. Reconocida como una de las 100 mejores novelas en español. Grandes escritores como Carlos Fuentes y Gabriel García Márquez, la han agregado a su biblioteca personal. Gabo dijo que cuando la leyó no pudo dormir hasta leerla dos veces.